Descarga
AAweb - Felicidades 5 consejos preparaci
Documento Adobe Acrobat 144.6 KB

¡FELICIDADES, TENDRÁS UN CACHORRO PRONTO!

5 consejos que te prepararán para esta aventura

 

1 - Listado de compras inicial

 

     Comida: Alimento diario, inicialmente entrega la misma del criador, pero puedes cambiar de a poco hacia otra marca o tipo de alimento. Esto, para prevenir malestares estomacales. Plato de agua pesado (para evitar su revolcamiento).

     Juguetes: Juguetes rellenables con comida (de material resistente, como p. ej. caucho). Además: cuerdas con nudos, cuerdas largas, juguetes de peluche grandes, juguetes masticables y resistentes.

     Gestión del entorno (preventivo): Jaula, corral o canil para cachorros, rejas de seguridad para bebés.

     Transporte: Reja, jaula o cinturón de seguridad para perros en el auto.

   Equipamiento: Correas larga (3-5m) y corta (2m). Un collar plano de cuero o tela, arnés (anti-tirones con enganche en el pecho) para los paseos. Placa de identificación.

     Aseo e higiene: Cepillo suave, cortaúñas, champú especial para perros.

     Entrenamiento: Bolsa de premios o banano para tener las manos libres. Premios para el entrenamiento (pellets diarios, pollo cocido, jamón de pavo, comida para bebés, premios blandos).

 

2 - Gestión del entorno: preparar la casa para la llegada del cachorro

 

Antes de traer el perro a la casa, habilita un espacio de confinamiento o salita de juego para el cachorro: este es lugar para que el perro esté cuando no lo puedas supervisar al cien por ciento. Por ejemplo, cuando estás fuera de casa, u ocupado en otros quehaceres del hogar, y no puedes prestarle atención todo el tiempo.

Esta salita del cachorro previene los accidentes y evita que el cachorro practique hábitos no deseados: impide que el perro mastique objetos por error y la eliminación fuera de su baño, así como también apoyará el aprendizaje del cachorrito a quedarse solo durante un rato. En lugar de ello, el perro se encuentra en un lugar seguro y acogedor desde el comienzo, y permite hacer una transición gradual y exitosa a su nuevo hogar.

¿Dónde ubicar la salita?
Elige un lugar con un piso fácil de limpiar y fácil de cerrar con una puerta o barrera de seguridad para bebés. Debería estar libre de muebles, cables, plantas y objetos que no son aptos para el perro. Los mejores lugares para un área de confinamiento son la cocina, lavadero/loggia, un baño u otra habitación desocupada.

Equipe la salita de juego con 4 cosas:

     su camita o caja de transporte con una manta para dormir cómodamente,

     su plato de agua

     el baño del cachorro (pañales especiales o papel de diario)

     y varios juguetes, incluyendo juguetes masticables o rellenos con una porción de su comida diaria.  

 

3 - El primer día marcará sus futuros hábitos

 

1 - Cuando llegues a la casa, lleva al perro a dar un breve paseo con correa (5-10 minutos) para hacer sus necesidades. Si se trata de un cachorro que no tiene mínimo la primera vacuna, o se encuentra en un lugar donde circulan muchos perros vagos, omite este paso. Existen enfermedades contagiosas que pueden afectar la salud del cachorro. En este caso, llévalo a su “baño” interior.

 

2 - Preséntale su nuevo hogar con la correa puesta, para evitar que se meta a lugares prohibidos desde el primer momento. Así aprenderá a qué áreas tiene permiso de entrar y a qué muebles puede subir.

 

3 – Muéstrale su salita de juego quedándote con él inicialmente. Cuando lo sacas, deja siempre unos pequeños premios en su salita para que el cachorro los encuentre apenas llegue a este lugar nuevamente. Esto permitirá una asociación positiva y tu cachorro querrá volver a su salita por motivación propia.
Practica frecuentes períodos de relajación en su salita de juego. Déjalo por unos 2-5 minutos aproximadamente, sin correa, con uno o varios juguetes masticable o relleno que le gusta. Dale la oportunidad de calmarse.

 

Podrían pasar varios días o semanas antes de que el perro haga la transición a su nuevo hogar. Si el cachorro empieza a aullar, gemir o ladrar, espera hasta que guarde silencio por unos cinco a diez segundos antes de responder. Si observas que tu cachorro no puede sobrellevar esta situación, libéralo y llama a un entrenador. No permitas que el cachorro entre en pánico, sino acompáñalo siempre hasta recibir ayuda. Sé paciente con él.

 

4 - Rutina para dormir

 

Los perros prefieren dormir dentro de la casa, donde hay tranquilidad y un ambiente cálido. Durante el día, deja premios en la cama del cachorro para incentivar que el cachorro busque este lugar activamente y lo asocie en forma positiva. En la noche, pon un juguete masticable en su salita (ojalá un mordedor sin comida para no activar la digestión) o en el lugar donde duerme, y deja al cachorro ahí.

 

Si duerme en tu dormitorio, mantén al cachorro con correa o en una jaula para que escuches cuando se despierte; así podrás llevarlo al baño si todavía no aguanta toda la noche sin orinar. Puede que al principio tenga problemas para tranquilizarse, pero finalmente se relajará y se quedará dormido. Es normal que el perro llore por unos minutos las primeras noches, pero se tranquilizará a medida que pase el tiempo. Consulta con tu entrenador canino en caso de presentar problemas.

 

5 - Entrenamiento para ir al baño

 

Los accidentes de eliminación inapropiada pueden suceder incluso con animales adultos previamente entrenados para ir al baño. Pero para los perros no resulta tan obvio que las reglas del baño apliquen a cualquier parte. Enséñale al nuevo miembro de tu familia a distinguir entre el interior y el exterior de la casa, llevándolo a un área designada y luego recompensándolo con premios y felicitaciones. Con un poco de paciencia y supervisión tu perro pronto conocerá las reglas para ir al baño. Mientras tu cachorro no está vacunado, instala un baño de papel de diario en su salita de juego u otro lugar fácil de limpiar.

Anticípate a los accidentes.

Supervisa a su perro cuando estés en casa. Esto significa que tendrás que vigilar cada uno de sus movimientos.

Recompensa al perro por eliminar en el exterior o en su baño interior.

Felicítalo en el momento correcto. Recompénsalo con unos premios y felicitaciones apenas haya terminado.

     Si ves al perro olisqueando y dando vueltas por la casa, llévalo al baño inmediatamente.

     Felicítalo y recompénsalo con unos premios cuando termine de aliviar su vejiga afuera o en su baño.

     Nunca grites o castigues al perro por un accidente de eliminación, de lo contrario es posible que sienta temor de hacer sus necesidades en tu presencia.

 

Solicita más instrucciones a tu entrenador canino, en caso de presentar problemas.

 

 

Revisa nuestra publicación Tema de cachorros: ¡USAR EL BAÑO SIN ACCIDENTES!
y demás recursos gratuitos en nuestra página
www.citydogs.cl. Solicita nuestros videos on demand.

Uli Grodeke

Charlotte Iglesias y Uli Grodeke




Coypright:
Todas las fotografías y textos son propiedad de Uli Grodeke y/o CityDogs.
Excepciones indicadas.